BUNDESLIGACHAMPIONS LEAGUEEUROPA LEAGUEFutbolLIGA ESPAÑOLAPREMIER LEAGUERESTO DEL MUNDOSERIE A

Le toca la carta de La Torre a la Superliga

Si al domingo dieciocho de abril del dos mil veintiuno le hubieran hecho una lectura de tarot, sin duda La Torre habría sido la protagonista para la tan anunciada Superliga o The Super League. Derrumbada en horas y parece ser hecha escombros, de esos que ya no sirven ni pa´ relleno.

Florentino Pérez se quedó sin una segunda presidencia, al querer encabezar una revuelta futbolística que dará de qué hablar meses, y claro está, quedará escrita en la historia del balompié mundial.

Cambios arrasadores quisieron hacer los más poderosos del fútbol europeo, y solo lograron contadas horas de revueltas en los corazones de aficionados que fueron de los primeros en resistirse a una competencia más. Un torneo que a todas luces ponía de prioridad el dinero y no al deporte, ni sus maravillosas implicaciones en las emociones de los aficionados, que ponen en los colores de sus equipos su tiempo y su fé.

Pero claro, no dejemos de lado el brinco que dieron la UEFA y la FIFA cuando los rumores de esta Superliga se volvieron tangibles, el pasado domingo, pronunciándose inmediatamente.

Según FIFA “está en contra de los principios básicos de la solidaridad, inclusión, integridad y redistribución financiera equitativa”. Agregando que es una “liga separatista”.

El presidente de la UEFA, Aleksander Ceferin, ha acusado a los doce clubes detrás de la propuesta de Superliga europea de “escupir en la cara a los amantes del fútbol”.

Y el argumento para la creación de esta Superliga es o fue, contrarrestar la crisis económica que el COVID ha dejado en el fútbol del viejo continente.

Así podría seguir escribiendo, pros y contras de algo que quedará ahí, para platicas futboleras. Un episodio más para el poder de este deporte internacional. Lo que queda claro es que cualquier organismo, asociación o agrupación que exista hoy en día para regular el fútbol mundial, tiene que poner en mesa de juicio, las cantidades exorbitantes de dinero que se mueve en el negocio del fútbol y realmente hacer de este juego algo equitativo, entre deporte/inclusión/dinero. Y no poner de por medio una pandemia que ha afectado a la economía de todos.

 

Por: Erika Nava.

Instagram: @brujade_noche

Twitter: @ErikaNimue

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba